Josh Pastner, la esperanza de Georgia Tech

Cinco temporadas con Brian Gregory al frente de los Yellow Jackets y cinco años en los que el ex-entrenador de Dayton no ha sido capaz de llevar al programa a post-temporada, incapaz de hacer olvidar los irregulares años de Paul Hewitt en la década pasada, si bien alcanzó la mejor temporada de la historia de la universidad con el subcampeonato nacional de 2004.

El cambio se veía venir, pero si de algo adolece Georgia Tech en estos últimos años es de sus más que discretas campañas en la ACC, hasta el punto de que sólamente en dos ocasiones en los últimos 20 años han logrado conseguir un balance positivo de victorias/derrotas en la conferencia. Unos datos demoledores para una institución del prestigio de Georgia Tech.

Y ésta es la oportunidad perfecta para un Josh Pastner que se enfrenta a su primer reto como entrenador en una High-Major. Un Pastner que -pese a su juventud- lleva muchos años aprendiendo de un mito en los banquillos como Lute Olson en la universidad de Arizona para más tarde reemplazar a su otro gran mentor, John Calipari, en la universidad de Memphis, con quien ha llegado 3 veces al campeonato de la C-USA y llevado cinco años consecutivos a los Tigers a post-temporada.

Pastner dispone de una reputación más que contrastada como reclutador en todo el panorama nacional, y por seguro sabrá sacar jugo al talento del área de Atlanta, aunque se le ha criticado mucho más sus dotes para sacar jugo a sus plantillas como entrenador.

Pese a todo, Georgia Tech tiene poco que perder dado sus últimos años con Brian Gregory. La frescura de Pastner como líder del banquillo proporcionará por seguro una próxima clase de reclutamiento de alto nivel y, quien sabe, en muy pocos años poder estar en la élite nacional peleándole la ACC a programas como Duke, North Carolina, Syracuse o Louisville.