NCAA Tournament 2013: Elite Eight (II)

Después de confirmarse en el día de ayer los dos primeros integrantes de la Final Four: Syracuse y la sorprendente Wichita State, esta madrugada se han conocido los otros dos equipos que formarán parte de la misma: Michigan y Louisville.

SOUTH REGION

Foto: AP
Se esperaba un partido muy abierto entre las universidades de Michigan y Florida, pero el partido pronto dejó de tener historia gracias a unos Wolverines que salieron a comerse a su rival desde el minuto uno, imponiendo su variabilidad ofensiva y su fortaleza defensiva ante unos decepcionantes Gators, que llegaban con la vitola de ser una de las mejores defensas de toda la competición (79-59). Ocho puntos casi consecutivos del novato Mitch McGary (11 puntos, 9 rebotes, 5 robos) comandaba un parcial inicial para los de Ann Arbor de 13-0, ganándole claramente la partida en el poste a un frío Patric Young, pero las diferencias irían increscendo hasta llegar a un casi vergonzoso 25-8 en los primeros diez minutos de partido. Con la puesta en escena de la segunda unidad, los de Billy Donovan conseguían encontrar canasta con mayor fluidez de manos de Casey Prather (7) y Will Yeguete (13 puntos, 7 rebotes), pero Florida se encontró de frente con una exhibición exterior de otro de los grandes novatos de la plantilla de John Beilein: Nik Stauskas, quien conseguía tres triples casi consecutivos -más uno más de Tim Hardaway Jr.- que expandía la ventaja hasta el 41-17, con 4 minutos por jugarse hasta el parón del descanso. Varias buenas acciones de Kenny Boynton (13) y del reserva francés Yeguete permitía a los Gators neutralizar un poco las distancias hasta el 47-30 con el que se llegaría al tiempo de descanso. El inicio del segundo período no fue tan favorable para los Wolverines en el apartado ofensivo, necesitando cuatro minutos para anotar su primera canasta obra -como no- de un Nik Stauskas que acabaría el encuentro con 22 puntos y 6 triples de 6 intentos. Sin embargo, los Gators tampoco funcionaban en ataque, con Erik Murphy acabando con 0 puntos y 11 tiros errados y con Scottie Wilbekin siendo superado por un Trey Burke que aparecía de forma más notoria en esta segunda mitad, firmando 15 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias. El choque en esta segunda parte acabó siendo muy plácido para Michigan, con rentas durante los 20 minutos rondando los 20 puntos de ventaja y con unos Gators sobrepasados defensivamente y con las ideas muy poco claras en ataque.

MIDWEST REGION

Y el cuarto clasificado para la Final Four será el único conjunto capaz de hacer valer su seed #1 para optar al campeonato del torneo, Louisville Cardinals, curiosamente también el seed #1 que a priori más complicado tenía el cuadro para clasificarse. No defraudó el choque con la universidad de Duke en una primera parte muy intensa, con un marcador apretado, un juego muy físico y donde ninguno de los actores principales de este duelo se empequeñeció ante su rival. Sin embargo, el partido se fragmentó poco antes del descanso con la espeluznante lesión de Kevin Ware, que dejó conmocionado a compañeros y rivales, teniendo que llevárselo de inmediato los servicios médicos tras fracturarse la tibia y el peroné para la angustia y el lloro del mismísimo Rick Pitino y del resto de sus compañeros. La primera parte acabaría con un ajustado 35-32 y con unos Cardinals con la mente puesta más en la desafortunada lesión de su compañero que en el importante partido que disputaban. La segunda parte arrancó como finalizó la primera, con mucho intercambio de canastas donde Russ Smith (23) y Seth Curry (12) llevaban la voz cantante de ambos conjuntos, aunque fue la aparición en ataque de Peyton Siva lo que catapultó el encuentro a favor de los de Louisville, encabezando un parcial de 17-2 que fragmentaría definitivamente el choque con la mitad del segundo tiempo aún por jugarse. Mason Plumlee (17 puntos, 12 rebotes) y Rasheed Sulaimon intentaban a base de físico más que de talento intentar reducir las distancias por la vía rápida, pero el fortín de Rick Pitino impedía que los Devils se acercasen en el marcador, y con Russ Smith al frente dieron la estocada definitiva a pocos minutos para el final, llegando a alcanzar ventajas que rondarían la veintena de puntos y llegando a un final 63-85 que les volvía a colocar en una Final Four por segundo año consecutivo.

0 comentarios: