NCAA Tournament 2013 – Elite Eight (I)

Las universidades de Syracuse y Wichita State se han convertido esta pasada madrugada en los dos primeros integrantes que disputarán dentro de unos días la Final Four en Atlanta, después de vencer en sus respectivas finales regionales.

EAST REGION

Las asfixiante defensa en zona 2-3 de los Syracuse Orange se dejó palpar a pleno pulmón también en su definitivo acceso a la Final Four, a donde no viajaban desde 2003, año en que Carmelo Anthony, Hakim Warrick, Gerry McNamara y compañía se alzaban con el -hasta ahora- único título nacional que poseen los neoyorkinos en sus vitrinas. Buzz Williams y sus Marquette Golden Eagles cayeron una vez más de lleno en la red tejida una vez más por Jim Boeheim, donde de principio a fin estuvieron a merced de los Orange. Un triple de Brandon Triche colocaba el 15-6 inicial a mediados de la primera parte, donde a los Golden Eagles se les atragantaría la zona rival al no lograr anotar por dentro de manos de Davante Gardner ni los tiros exteriores de Vander Blue, Junior Cadougan y Jamil Wilson no entraban. Varias acciones positivas de Gardner acercaban a los Eagles hasta los tres puntos, y un triple de Michael Carter-Williams ponía fin a la primera parte (24-18). La segunda parte significó el despegue final de los Orange en la luminoso, donde de manos de James Southerland (16) y C.J. Fair (13) los de Boeheim estuvieron mucho más finos en ataque, coincidiendo además con la debacle definitiva de los de Milwaukee, que seguían una y otra vez estrellándose contra el muro defensivo de los Orange y peleados consigo mismos con su poca efectividad desde larga distancia. Así, Syracuse logra un meritorio pase a Final Four tras un gran torneo, vengándose además de los Eagles, con los que ya habían perdido en al Big East. Marquette finalizó con un nefasto 22.6% en tiros de campo, incluyendo un 3/25 en tiros de tres puntos, con Vander Blue y Davante Gardner con 14 puntos cada uno.

WEST REGION

Foto: USA Today
Sin embargo, la gran sorpresa de la noche -y prácticamente de todo el torneo- estaba aún por suceder. La universidad de Wichita State rompía todos los esquemas y las probabilidades de todos los aficionados que veían a los Buckeyes de Ohio State como uno de los favoritos para llevarse el torneo y les dejaban fuera de la Final Four en el último instante, proclamándose campeones de la región del oeste por 70-66. Será el primer acceso de los Shockers a la Final Four desde 1965, cuando cayeron en el primer encuentro de Final Four ante la UCLA de John Wooden y Gail Goodrich. El dominio de los Shockers fue patente desde el primer minuto de juego, con unos Buckeyes muy desdibujados y fallones desde larga distancia y con Wichita State que tirando de casta y sin muchos alardes lograron encabezar un parcial de 8-0 para establecer diez puntos de ventaja ante los de Thad Matta a seis minutos para el final, donde solo Deshaun Thomas (21 puntos, 5 rebotes) ponía algo de resistencia en el aro rival. La intensidad defensiva de los Shockers fue a más conforme se acercaba el descanso, donde llegaron con su máxima diferencia en el marcador (35-22). La segunda mitad no cambiaría el panorama visto en la primera, con Ohio State ansioso por conseguir canastas fáciles y con Wichita State viéndolo venir, con un sólido trabajo defensivo y sin muchos agobios para doblegar la defensa de los de Columbus. Con un triple del reserva Fred Vanvleet (12) a mediados de la segunda parte se establecía la máxima ventaja del partido (56-36), donde la clasificación de los Shockers para la Final Four ya no se veía como una opción, sino como una realidad absoluta visto el nivel de los de Thad Matta. Sin embargo, llegó la remontada de los Buckeyes, comandados por el propio Deshaun Thomas, LaQuinton Ross (19) y Aaron Craft, llegando a ponerse hasta tres puntos con menos de tres minutos para el final (62-59). Pero los Shockers aguantaron las embestidas finales, y los Buckeyes no pudieron acercarse más. Un triple de Tekele Cotton y la seguridad de Ron Baker desde la línea de personal ponía a Wichita State con ocho puntos de ventaja entrados ya en el último minuto de juego, y pese a los esfuerzos finales de los de Columbus, la clasificación de Wichita State estaba ya en su mano. Los máximos anotadores de los Shockers fueron Malcolm Armstead (14) y Cleanthony Early (12).

0 comentarios: