Vuelven los líos a USC por el escándalo de 2008

Días difíciles los que transcurren por el campus del equipo de Los Angeles, ya que además de que los Trojans perdiesen para esta temporada a su mejor hombre el curso pasado los fantasmas del escándalo de corrupción de 2008 vuelven a renacer.

Durante esas fechas se produjeron una serie de incidentes casi consecutivos que implicaron de lleno al programa de la universidad durante 2007 y 2008: el arresto de O.J. Mayo por cargos de posesión de marihuana y asalto que misteriosamente quedó en nada; el reclutamiento por parte de la universidad del rapero Lil' Romeo para supuestamente asegurarse el año siguiente el reclutamiento de una de las estrellas más importantes de High School, Demar DeRozan, gran amigo de Romeo desde pequeños; las investigaciones de la NCAA al jugador de football Reggie Bush  por beneficios y regalos de más de 300.000 dólares; una sanción a O.J. Mayo por aceptar entradas de Carmelo Anthony para ver un partido entre Lakers y Nuggets en el Staples Center; pérdidas de becas deportivas por las malas calificaciones de sus jugadores (Nick Young implicado, entre otros); nuevamente alegaciones a O.J. Mayo por aceptar beneficios de un agente, que incluyía ropa, dinero en metálico, teléfonos móviles y una pantalla de plasma para su habitación que sumaban en torno a los 200.000 dólares... y así un largo etcétera.

Foto: Sporting News

Además, ayer el diario Los Angeles Times sacaba a la luz que otro compañero de O.J. Mayo durante esas temporadas, el alero Davon Jefferson, también aceptó una serie de beneficios económicos por valor de 3.700 dólares, en la única etapa de Jefferson en el equipo californiano, y en el que pueden estar también implicados una serie de asesores de la universidad.

Este incidente ha sido ya reportado por la universidad a la propia NCAA, y no parece que los Trojans vayan a salir impunes.

0 comentarios: