¿Cómo sería el peor draft de estas últimas décadas?

Recién pasado el draft de rookies de este año, muchos preguntan si realmente éste draft es tan prometedor como muchos pronostican, que los draft de estos últimos años no eran para tanto, o si alguna vez habrá un draft de tal magnitud como el draft 2003. Pero poniéndonos en el otro lado de la balanza. ¿Alguien se ha parado a pensar cómo podría ser el peor draft de toda la historia de la NBA?

A lo largo de todos estos años han habido multitud de elecciones sospechosas, elecciones muy cuestionadas, elecciones que inicialmente partían como uno de los jugadores más prometedores de su generación pero que por culpa de las lesiones o de problemas extradeportivos acabaron decepcionando, o como en muchos otros casos, elecciones de jugadores que lo han ganado todo o han sido muy populares a nivel internacional o en la NCAA pero que no han conseguido brillar con luz propia en la NBA.

Por todo ello, aquí va mi propuesta histórica con el peor draft de la NBA de estas últimas décadas. No lo hago a nivel puramente histórico porque ya sabemos las variantes que han habido históricamente en ésto de los draft de rookies, y porque si echamos la vista tan atrás puede que hasta nos quedemos ciegos.

#01. Kwame Brown (Washington Wizards). Año 2001.

Crucifixión absoluta para su majestad Michael Jordan en su vuelta a la NBA a los despachos con los Washington Wizards como Jefe de Operaciones con la elección del bueno de Kwame.Unas condiciones físicas muy buenas pero quizás con una mentalidad y unas condiciones no tan favorables para llegar a la NBA en este año, fue drafteado desde High School como apuesta personal de la ex-leyenda de Chicago Bulls donde los Wizards estaban en declive firmando los peores números de la historia de la franquicia. Por detrás de él cayeron nombres de la talla de Pau Gasol, Joe Johnson, Zach Randolph, Jason Richardson o Tony Parker. Su temporada rookie para enmarcar: 4.5 puntos y 3.5 rebotes en 14.3 minutos de media por encuentro, jugando 57 partidos de liga regular. A día de hoy, con 30 años, se espera su explosión en la NBA.

#02. Darko Milicic (Detroit Pistons). Año 2003.

Otra de esas elecciones que quedarán para la posteridad en uno de los draft más talentosos de la historia. El prometedor pívot serbio fue seleccionado por los Pistons como apuesta de futuro, llegando a decir de él que sería el mejor europeo de la historia de la NBA por sus cualidades como jugador, pese a contar sólo con 17 años. Larry Brown, entonces entrenador de los Pistons, le puso los pies en el suelo y no confiaba en el jugador. A la historia quedará su frase: "Se cree Toni Kukoc, pero yo quiero que juegue como Bill Russell, pero no sabe quién es. Igual cree que es un rapero". Tras 3 temporadas en los Pistons promediando apenas 5 minutos de media por partido fue enviado a Orlando Magic, donde con más minutos demostró un poco del talento que atesoraba, pero no acababa de despuntar como ese prometedor chico que veían en Detroit que podría lanzarles al estrellato. Desde entonces, poco ha ofrecido en la NBA e incluso en su propia selección nacional, más por su mala cabeza que por su técnica como jugador. No nos olvidamos que jugadores como Carmelo Anthony, Dwyane Wade o Chris Bosh salieron justo después de él.

#03. Adam Morrison (Charlotte Bobcats). Año 2006.

Y volvemos a acordarnos de don Michael Jordan en un draft de rookies, aunque esta vez desde los recién llegados Charlotte Bobcats y como segundo máximo accionista de la franquicia. A diferencia de los dos anteriores, Morrison sí que se había labrado una sólida carrera como jugador de baloncesto en la universidad de Gonzaga, llegando a ser coronado mejor jugador universitario del año (junto a J.J. Redick) y máximo anotador de toda la NCAA con más de 28 puntos por noche en su último año. Sus pobres condiciones físicas y sus problemas de salud (diabetes) y de lesiones en sus primeros años como profesional le acabaron lastrando de una forma inverosímil, impidiendo rehacer su juego en L.A. Lakers, donde curiosamente ganó dos anillos de campeón. Por fortuna para él recuperó su juego en su salto a Europa, donde en el Estrella Roja de Belgrado y en el Besiktas ha vuelto a disfrutar jugando a lo que mejor sabe, despreocupándose de su enfermedad.

#04. Marcus Fizer (Chicago Bulls). Año 2000.

Totalmente imparable en High School y con un futuro prometedor tras tres grandes temporadas en la universidad de Iowa State que se vio relegado a un segundo plano tras su llegada a la NBA. Tim Floyd, entrenador de Chicago Bulls por entonces y que había sido quien le había reclutado para los Cyclones, le recomendó encarecidamente para elegirlo con su pick 4 si estaba disponible, pese a que los Bulls ya contaban con un prometedor y joven Elton Brand en su misma posición. El jugador fue perdiendo protagonismo en sus 4 años en la franquicia, y en 2003 tuvo una grave lesión de rodilla que le obligó a estar muchos meses de baja. Desde entonces, sólo los Bucks se interesaron por él, y un año después tuvo que buscarse un poco la vida en Europa, la liga de desarrollo, Puerto Rico, Israel y hasta Taiwán.

#05. Nikoloz Tskitishvili (Denver Nuggets). Año 2002.

El georgiano llegaba al draft con la vitola de ser uno de los jugadores más completos ode la última década, con 19 añitos y con experiencia en un grande de Europa como la Benetton de Treviso, jugando para Mike D'Antoni. Su experiencia NBA no fue tan llevadera como en Italia, ya que pese a su muy alta elección fue suplente en Denver Nuggets durante sus tres temporadas, promediando 16 minutos por encuentro de media en su año rookie a 6.9 minutos de media en su último año. No tuvo mejor suerte en Golden State, Phoenix y Minnesota, donde lo poco que jugaba eran minutos de la basura en el mejor de los casos. En 2006 regresó a Europa, donde ha jugado en España, Italia, Grecia y hasta Irán.

#06. Dajuan Wagner (Cleveland Cavaliers). Año 2002.

Llegó a la NCAA reclutado por todo un John Calipari para la universidad de Memphis después de ser reconocido a nivel nacional por anotar 100 puntos en un encuentro de High School. Comparado incluso con un joven Allen Iverson, llegó a jugar un único año para los Tigers antes de dar el salto definitivo a la NBA, donde los Cavs apostaron por él. Tras un gran primer tramo de temporada, Wagner comenzó a sufrir problemas de salud (problemas en el colon) que poco a poco iban mermando su condición física, acabando su contrato con los Cavaliers tras tres temporadas y retirándose momentáneamente para recuperarse. Volvió un año más tarde con Golden State Warriors, pero únicamente disputó un encuentro oficial con los de Oakland.

#07. Bobby Hurley (Sacramento Kings). Año 1993.

Magnífico base procedente de la universidad de Duke donde llegó a ser doble campeón de la NCAA, siendo MVP de la Final Four en el último campeonato. La mala suerte le privó de un interesante futuro NBA, ya que en su temporada rookie en los Kings estuvo envuelto en un importante accidente de tráfico en el que puso en peligro su vida al no llevar puesto el cinturón de seguridad. Pese al accidente, Hurley regresó al año siguiente a la NBA, donde estuvo 4 años más entre Kings y 76ers, antes de decidir retirarse definitivamente.

#08. Rafael Araujo (Toronto Raptors). Año 2004.

Seleccionado por Toronto Raptors como una de las grandes esperanzas del país sudamericano, y formado en Estados Unidos, fue una elección altamente criticada dado el interés de los fans canadienses por adquirir a Andre Iguodala, elegido tras él. Araujo llegaba tras la era Vince Carter, con un joven Chris Bosh y muchos veteranos como Jalen Rose, Donyell Marshall, Morris Peterson o Rafer Alston, pero el brasileño nunca fue capaz de dar la talla, y fue relegado poco a poco a las últimas posiciones de la rotación. Años atrás fue suspendido por 2 años por dar positivo por nandrolona durante el mundial de Indianapolis de 2002. Pasó sin pena ni gloria por Utah Jazz, tras 2 temporadas en Toronto, donde sólo estuvo 1 año, antes de dar el salto a Europa y asentarse posteriormente en su Brasil natal.

#09. Patrick O'Bryant (Golden State Warriors). 2006.

Arriesgadísima elección de los Warriors, donde tras una gran fase final con su universidad, Bradley, O'Bryant acaparó las miradas de todos los scouts de la NBA, llegando a copar un lugar en el draft de rookies que ni mucho menos le correspondía. En su año rookie sólo participó en 16 encuentros oficiales con los Warriors, pasando el resto de la temporada en la D-League, siendo criticado abiertamente por el entonces entrenador Don Nelson por su bajísimo rendimiento. Boston y Toronto llegaron a probarle también posteriormente pero apenas dispuso de oportunidades, acabando emigrando a Europa y Puerto Rico, donde ha continuado su carrera profesional.

#10. Mouhamed Sene (Seattle Supersonics). 2006.

Una de las últimas elecciones en el draft de los Seattle Supersonics fue la apuesta por este pívot senegalés para su maltrecho juego interior, escogiendole en una posición bastante alta, pero al igual que sucedía con su compañero de promoción O'Bryant acabó jugando más tiempo en la D-League que en la NBA por sus escasas aptitudes, acabando como una de las grandes decepciones de los Sonics de las últimas décadas. Tras un brevísimo paso por New York, acabó desarrollando su carrera en Francia y España.

#11. Fran Vázquez (Orlando Magic). 2005.

El pívot gallego del Barcelona Regal fue ampliamente criticado por buena parte de la prensa norteamericana -y española incluso- por su no intención de formar parte del entonces interesante proyecto de Orlando Magic, que apostaron por él con pick de lotería para que diera minutos de descanso a Dwight Howard cuando aún jugaba para el Unicaja. El jugador no vio claro su futuro en Estados Unidos y rechazó la propuesta de los Magic, que vieron como tiraron por la borda un pick de draft muy interesante que les podía haber ayudado a progresar de cara a un posible anillo de la NBA. Aún así, siguen habiendo rumores de la posible marcha del pívot internacional a la NBA.

#12. Robert Swift (Seattle Supersonics). 2004.

Otro proyecto de pívot interesante tirado por la borda por los Supersonics, aunque su precocidad le pasó factura enormemente. Tras ser nombrado como uno de los mejores prospectos de High School, el jugador decidió dar el salto directamente a la NBA sin pasar por la universidad, pese a llegar a comprometerse con la universidad de USC. Cuatro temporadas estuvo en la NBA, todas en los Sonics y posteriormente los Thunder, pero el chico no acababa de responder a las expectativas pese a sus continuas marchas a la D-League para que se fogueara y adquiriese más experiencia, lo que sumado a algunas lesiones de importancias acabaron por no renovarle su contrato rookie, buscando su primer destino profesional más allá de la frontera norteamericana. 

#13. Courtney Alexander (Orlando Magic). 2000. 

Llegaba a la liga como primo de una estrella NBA como Grant Hill, pero ni por asomo llegó a tener la carrera ni el talento de éste. Tras una buena temporada en Fresno State dio su salto prematuro a la NBA, donde fue elegido por Orlando Magic aunque traspasado esa misma noche a Dallas Mavericks. Desde entonces, tres años en la NBA en tres franquicias diferentes (Mavs, Wizards y Hornets) además de dos firmas más en Kings y Nuggets, donde ni siquiera llegó a jugar un solo minuto o fue cortado antes de iniciarse la temporada. 

#14. Rashad McCants (Minnesota Timberwolves). 2005.

Talentoso escolta miembro de una de las grandes promociones de la universidad de North Carolina de estas últimas décadas, donde fue campeón universitario en 2005. No sin polémica, eso sí, llegando a comparar públicamente el campus de Chapel Hill con el de una prisión federal. En Minnesota Timberwolves alternó buenas actuaciones, con un pobre rendimiento y con algunas lesiones importancia, siendo traspasado tras 4 temporadas a Sacramento Kings, donde jugó únicamente 24 partidos antes de no ser renovado su contrato por sus continuas lesiones. Probó suerte posteriormente en algunos equipos, en la liga de desarrollo y en ligas de verano, pero ningún equipo apostó nuevamente por él.

#15. Frédéric Weis (New York Knicks). 1999.

Caso similar al de Fran Vázquez, siendo un jugador por el que los New York Knicks apostaron muy fuerte durante el draft de 1999 para reforzar su posición de "5" gracias a su gran estatura y sus enormes brazos pero que nunca quiso dar el salto a la NBA, centrándose toda su carrera en Europa. Pasará más a la historia por el "in your face" que le hizo Vince Carter con la selección norteamericana en los JJ.OO. de Sydney en el año 2000.

#16. Kirk Snyder (Utah Jazz). 2004.

Interesante escolta norteamericano que llegó a la NBA de manos de los Utah Jazz y que llegó a jugar en hasta tres franquicias más durante su trayectoria. Sin embargo, su carrera dio un vuelco importante en 2009, donde fue arrestado por robo con agravantes tras robar en una casa y condenado a tres años de cárcel, aunque no cumplió la pena completa. En 2011 regresó a jugar a baloncesto, pasando por Canadá, Rusia o Puerto Rico, entre otras ligas.  

#17. Sean Williams (New Jersey Nets). 2007.

Proyecto de pívot intimidador y tremendamente aguerrido que se quedó en eso, en proyecto. Los Nets apostaron por él en primera ronda al disponer de importantes deficiencias en esa posición, aunque no acabó cuajando en tres años en Newark, jugando gran parte del tiempo en la D-League. Dallas y Boston llegaron a darles nuevas oportunidades, aunque no acabaron de convencer.

#18. Mirsad Türkcan (Houston Rockets). 1998.

Prometedor pívot turco que, pese a formar parte en varios de los grandes clubes europeos de baloncesto estos últimos años, tuvo un paso testimonial por la mejor liga del mundo. Drafteado en una importante posición en el draft de 1998 por Houston Rockets, acabó debutando año y medio después en New York Knicks después de ser traspasados sus derechos. Jugó únicamente 7 partidos con el equipo de la Gran Manzana hasta ser cortado en febrero del 2000; repescado posteriormente por Milwaukee Bucks donde su paso fue también testimonial, aunque acabó debutando incluso en Playoffs con los de Wisconsin. Desde entonces, su trayectoria profesional ha rodado por el viejo continente.

#19. Ryan Humphrey (Utah Jazz). 2002.

Trayectoria similar a la llevada por Türkcan. Drafteado por los Utah Jazz y cedidos inmeditamente sus derechos a los Orlando Magic, donde jugó su año rookie, donde apenas dispuso de opciones. A mitad de temporada fue traspasado a Memphis Grizzlies junto a un joven Mike Miller, en donde pasó sus otros dos años que militó en la NBA, aunque también sin mucho éxito. En su mejor temporada con los Grizzlies promedió 9.4 minutos por encuentro de juego. En todos estos años se ha movido por diferentes ligas europeas, jugando en Italia, Chipre o España, donde ha militado en León y en Cáceres.

#20. Julius Hodge (Denver Nuggets). 2005.

Interesante escolta neoyorkino que llegó a ser incluso Player of the Year de la ACC con la universidad de North Carolina State y acaparando portadas de revista durante su etapa de instituto en New York. Drafteado por Denver Nuggets, estuvo durante dos temporadas a la sombra de J.R. Smith y Carmelo Anthony, promediando escasamente 3 minutos por encuentro, hasta que fue traspasado a Milwaukee Bucks junto con Earl Boykins para obtener al base Steve Blake. Los Bucks cortaron a Hodge apenas unos días después de hacerse oficial el traspaso, poniendo así punto y final a su carrera NBA. Desde entonces, ha estado probando suerte en lugares tan variopintos como Australia, China, Puerto Rico, Irán o Vietnam.

#21. Joseph Forte (Boston Celtics). 2001.

Compañero de equipo en el instituto de Keith Bogans, fue elegido por Boston Celtics en el draft tras dos años muy interesantes en la portentosa universidad de North Carolina, donde llegó a ser freshman del año en la ACC y jugador del año de la conferencia al año siguiente. Sin embargo, solo estuvo dos años en la NBA, en los propios Celtics y en Seattle Supersonics, debido a sus problemas de actitud y a sus continuos problemas fuera de la cancha, siendo arrestado varias veces por problemas de tráfico de armas, drogas y peleas. Fue elegido por delante de jugadores del calibre de Gilbert Arenas, Tony Parker o Gerald Wallace. 

#22. Jeryl Sasser (Orlando Magic). 2001.

Otro jugador que pasó sin pena ni gloria por la NBA, donde únicamente jugó dos temporadas defendiendo la camiseta de los Orlando Magic, promediando apenas 2.5 puntos por encuentro. Se había ganado una buena fama en la universidad de SMU, donde había logrado ser WAC Freshman of the Year y jugador del año de la misma conferencia al año siguiente. Tras ser cortado por los de Florida, se tuvo que buscar la vida a lugares como Francia, Arabia Saudí, Israel o Japón.

#23. Efthimios Rentzias (Denver Nuggets). 1996.

Pocos hay de los que seguimos el baloncesto europeo desde hace unos cuantos años que no conocen a Rentzias, que en su primera etapa en España dio muchas alegrías a los aficionados del Barcelona antes de iniciar su cortísima travesía por la NBA. Estuvo únicamente una temporada en los Philadelphia 76ers, en 2002, donde jugó únicamente 35 partidos y un promedio de 1.5 puntos por choque. Por fortuna para los aficionados europeos, Rentzias regresó a Europa de manos del Ulker de Estambul donde volvió a su mejor versión en la zona, finalizando su carrera en España nuevamente en las filas del Valladolid a los 30 años, por culpa de las lesiones.

#24. Rodrick Rhodes (Houston Rockets). 1997.

Se labró una gran carrera en el instituto y, posteriormente, en la universidad de manos de Kentucky y USC, algo que no se tradujo en su salto al profesionalismo debido a las pocas oportunidades que se le presentaron en Houston, Vancouver y Dallas, jugando únicamente tres años en la NBA antes de emprender un nuevo viaje hacia Filipinas y Grecia. Actualmente ejerce como entrenador de High School en el estado de Kentucky.

#25. Frank Williams (Denver Nuggets). 2002.

Otro jugador que se labró una buena carrera en High School y en la universidad con los Fighting Illini de Bill Self, donde sigue siendo toda una leyenda en su estado. Los New York Knicks apostaron por el prometedor base de Illinois tras comprarle los derechos a los Nuggets en la noche del draft, donde estuvo dos temporadas. Tuvo minutos de calidad en los Knicks hasta que éstos trajeron al equipo a Stephon Marbury, catapultando a Williams al fondo de la rotación. Al año siguiente fue traspasado a Chicago Bulls, regresando así a su estado natal. Sin embargo, Williams no pudo competir con otro talentoso base recién drafteado, Kirk Hinrich, y su contrato no fue renovado a final de temporada, finalizando de esta forma su periplo en la NBA.

#26. Ndudi Ebi (Minnesota Timberwolves). 2003.

Arriesgada elección de los Timberwolves con el alero británico de origen nigeriano eligiéndolo desde el mismo High School. Polivalente y muy físico, nunca llegó a encontrar un hueco en la rotación de Flip Saunders primero y Kevin McHale después, cerrando su temporada rookie con apenas 2 minutos de media por partido y jugando únicamente dos encuentros en su año sophomore antes de ser cortado.

#27. Brian Evans (Orlando Magic). 1996.

Una nueva elección fallida de Orlando Magic en primera ronda para este ala-pívot que daba el salto desde la mítica universidad de Indiana, pero que acabó pasándole mucha factura en su etapa profesional en la NBA. Únicamente estuvo tres años en la NBA, donde pasó también por tres franquicias distintas (Orlando, New Jersey y Minnesota), jugando en la mejor de sus temporadas 12 minutos de media por partido. Acabó yéndose a jugar a Italia durante cuatro años más antes de finalizar finalmente su carrera en la liga japonesa.

#28. Erick Barkley (Portland Trail Blazers). 2000.

Otro jugador que pasó sin pena ni gloria por la NBA. Compañero de Ron Artest en la universidad de St. John's, estuvo únicamente dos años en la mejor liga del mundo, llegando a jugar en Portland, San Antonio y finalmente traspasado a Chicago Bulls, donde ni siquiera llegó a debutar y fue cortado ese mismo día. Desde entonces, se ha hecho cargo como entrenador del Christ the King Regional High School, instituto donde él mismo comenzó a jugar a baloncesto.

#29. Mark Madsen (L.A. Lakers). 2000.

El californiano nunca llegó a ser un jugador importante ni de L.A. Lakers ni de Minnesota Timberwolves, ni siquiera se ganó un buen puesto en la rotación, pero formó parte de una de las épocas doradas de los Lakers a principios de la década pasada -teniendo en su haber dos anillos de campeón- y en la mejor época de la historia de los Minnesota Timberwolves de Kevin Garnett, donde estuvo otras seis temporadas. Con 2 anillos en su palmarés, tuvo unos promedios en su carrera de 2.2 puntos y 2.6 rebotes por partido. Actualmente es entrenador asistente en la universidad de Stanford.

#30. J.R. Giddens (Boston Celtics). 2008.

Uno de los casos más recientes. Tras un buen año freshman en Kansas y un último año en la universidad de New Mexico logró su tan ansiado debut en la NBA de mano de los Boston Celtics. Pese a ser un jugador interesante y con potencial fue un jugador muy inestable mentalmente, tanto en su época universitaria como en algún roce existente con el propio Doc Rivers. Dos años en los Celtics con promedios de apenas 3 minutos por partido -pasando más tiempo en la D-League que en los propios Celtics- y un ínfimo paso por New York Knicks es su palmarés en la NBA. Los aficionados españoles lo recuerdan de su testimonial paso por Valencia, en el que ni siquiera debutó, y al que llegó pasado de peso y de forma física.


Está claro que hay multitud de opciones más de jugadores que perfectamente han podido también estar en algunas de estas posiciones, especialmente en los primeros puestos (Greg Oden, Hasheem Thabeet, Michael Olowokandi, Eddy Curry, Darius Miles, etc) que por lesiones u otros motivos tampoco han logrado rendir en la NBA en estos últimos años pese a su teórica categoría individual.

0 comentarios: