Profile: Perry Jones



Perry Jones III.
Alero/Ala-pívot.
6’11”.

Baylor Bears.
Sophomore.

13,5 puntos – 7,6 rebotes – 1,3
asistencias.




Uno de los grandes portentos físicos de este draft, que ha decidido dar definitivamente el salto a la NBA tras dos años irregulares con los Bears en la Big XII, donde pese a la buena temporada realizada por los de Scott Drew el texano no ha sido capaz de dar ese salto de calidad que debía dar tras su año de novato en la liga, y buscará redimirse al siguiente nivel, donde sus facultades físicas podrán competir de tú a tú con los mejores atletas del país.

Además de su portentoso físico, Jones es uno de los jugadores más versátiles de esta generación, ya que a sus casi 7 pies de altura hay que sumarle unos brazos larguísimos, el hecho de poder correr la pista sin problemas y poder jugar tanto al poste como en la línea de tres puntos, convirtiéndole en un jugador con unas facultades muy poco convencionales. Ofensivamente es un gran finalizador, muy efectivo en el pick and roll y con un juego sustentoso de pies, tirando mucho de físico en su juego de espaldas al aro. Es capaz de atacar al aro de frente a éste, tanto desde el poste como sacando a su defensor fuera de la bombilla para romperle por velocidad. Poco a poco va afianzando su tiro exterior, aunque aún está bastante verde como para jugar de alero puro en la NBA, por lo que su ubicación en estos primeros años en la liga estará en la pintura.

Defensivamente el jugador de los Bears presenta muchas más dudas. Siendo un jugador con unas dotes físicas tan prominentes no saca todo el partido que debe a ellas, tanto en el juego en estático como en el rebote. Además, hay que sumarle el hecho de que tampoco es un jugador especialmente firme con el balón en las manos, en la defensa individual o contundente en el tapón o al ganar físicamente la posición en el rebote. Sin embargo, lo que más se le ha achacado a Jones durante sus dos años de universidad es su poca fortaleza mental y el poco ímpetu y energía que le pone cuando está sobre la pista, siendo un jugador que lo mismo te resuelve un partido él solo como desaparece literalmente del mismo. No termina de ser tampoco un jugador resolutivo ante jugadores de su nivel o ante programas de baloncesto potente, donde por lo general firma sus peores registros individuales de la temporada.

Es un jugador con unas condiciones idóneas para poder triunfar a nivel profesional, físicamente tiene casi todo lo necesario y talento le sobra. Sin embargo, debe de trabajar su forma de ser sobre la pista para resultar ser un jugador más que aprovechable en una competición tan exigente como la NBA.

0 comentarios: