March Madness 2012 - Sweet Sixteen (I)

Llegó el Sweet Sixteen, un escenario en el que la competitividad del March Madness se eleva hasta límites abrumadores. La proximidad de la Final Four y los emparejamientos entre equipos de portentoso calibre sirven como adalid para que veamos partidos de excelente nivel. En medio de una de las cuatro batallas que tuvieron lugar anoche naufragó Michigan State, el primer cabeza de serie o seed de la Región Oeste del cuadro.

Además, los Spartans cayeron con todas las de la ley, convirtiéndose en el seed 1 que menos puntos anota en un partido desde que se implantara el reloj de posesión en 1986. Louisville, su rival, ofreció un rendimiento defensivo absolutamente excepcional que dejó a los campeones de la Big Ten en un pírrico tanteo de 44 puntos (57-44). Gorgui Dieng consiguió lo que pocos habían logrado este año: imponerse a la línea interior de Michigan State. Con 9 rebotes y 7 tapones, el senegalés se convirtió en una presencia insalvable para los de Tom Izzo, que no se encontraron cómodos en ningún momento. Ni siquiera Draymond Green, la gran estrella de los Spartans, pudo evitar el descalabro con sus 13 puntos y 16 rebotes. Los Cardinals machacaron a su rival desde la línea de tres puntos en la primera mitad, y en la segunda inclinaron el eje de su ataque hacia el aro, donde Chane Behanan se erigió en el líder anotador de los de Rick Pitino con 15 puntos.

Louisville competirá por un puesto en la Final Four con otro equipo sorprendente: Florida. Los Gators, caracterizados todo el año por su notable irregularidad, mostraron su mejor cara justo en uno de los peores días de Marquette, que se vio claramente superada por los de Billy Donovan (68-58). El freshman Bradley Beal fue el estandarte de Florida con 21 puntos y 6 rebotes, mientras que los líderes de los Golden Eagles, Jay Crowder y Darius Johnson-Odom, no estuvieron a la altura de las circunstancias (5/15 en tiros de campo para ambos). Florida controló con notable comodidad todo el partido, a pesar de una reacción final de Marquette que finalmente no sirvió de nada.

En la Región Este no falló Syracuse, si bien sudó para derrotar a Wisconsin (63-64), que tuvo un último tiro que podría haberles dado la victoria. Los Badgers arrancaron con fuerza de la mano de un gran Jared Berggren (17 puntos), pero poco a poco la balanza se fue inclinando del lado Orange. Sin embargo, ya en la segunda mitad, Wisconsin encadenó seis triples para meterse de nuevo en la contienda. C.J. Fair (15 puntos) y Dion Waiters (13 puntos) fueron los mejores de Syracuse, que prácticamente regaló a los Badgers la opción de culminar la remontada merced a sus errores en los minutos finales. Los Orange siguen sin convencer, pero continúan quemando etapas en su trayectoria hacia la Final Four.

El último escollo para los de Jim Boeheim será Ohio State, que solventó su compromiso contra Cincinnati (66-81). Los Bearcats trataron de imponer su ritmo, pero pronto se vio que un choque así les venía grande. En la primera mitad, Jared Sullinger (que acabó con 23 puntos y 11 rebotes) y un excelso Deshaun Thomas (26 puntos, promedia 25 en el Madness, y 7 rebotes) se bastaron para conseguir una renta que dejaba el encuentro encarrilado para los Buckeyes. A mediados de la segunda mitad, los de Thad Matta mostraron su lado más destructor para abortar un tardío intento de reacción por parte de Cincinnati, poco ayudada por el problema de faltas de quien fue su mejor hombre anoche, Cashmere Wright (18 puntos).

De Juan Vargas para Basket Americano

0 comentarios: