Pisando fuerte: el futuro del basket canadiense

Canadá siempre ha sido un país muy ligado a Estados Unidos en cuestiones deportivas, sobretodo en lo referente a las grandes ligas deportivas norteamericanas.

Sin embargo, en cuestiones baloncestísticas los jugadores canadienses nunca han sido un gran referente en ese deporte en los últimos años, pero en los próximos años todo puede cambiar.

Steve Nash, Rick Fox, Matt Bonner, Jamaal Magloire, Samuel Dalembert, Joel Anthony, Todd MacCulloch, Bill Wennington, Leo Rautins o Jay Triano han sido quizás los jugadores nacionales más destacados que ha dado el país vecino, y que han tenido mayor o menor suerte en la NBA como jugadores y como entrenadores.

Desde hace un par de años, la actual selección nacional canadiense la integran jóvenes prospectos que han hecho -o están haciendo- una carrera más que decente en la liga universitaria, y que a las órdenes del ex-jugador Leo Rautins están empezando a conformar un bloque más que interesante para los próximos años.

El escolta Denham Brown es a sus 28 años uno de los veteranos de la selección. Durante su etapa universitaria fue uno de los integrantes de los UConn Huskies campeones de 2004, compañero de equipo de jugadores NBA de la talla de Emeka Okafor, Ben Gordon, Josh Boone, Marcus Williams o Hilton Armstrong.

Otro de los grandes atractivos de esta selección es Andy Rautins, hijo del seleccionador nacional, quien no se ha ganado su puesto en el equipo por su falta de calidad. Formado en la factoría de Jim Boeheim en Syracuse, el jugador de 24 años milita actualmente en los New York Knicks donde actualmente disfrutan de uno de los tiros exteriores más letales que ha dado la competición universitaria estos últimos años.

Desde la gran universidad de Gonzaga en la costa oeste de los Estados Unidos llegan también dos prospectos que ya han participado en el pasado Mundial de Turquía defendiendo la camiseta de su selección pese a su precocidad: el pívot Robert Sacre y el alero Kelly Olynyk. Este año disputarán sus años senior y junior, respectivamente, y serán piezas claves de Mark Few en los Bulldogs para esta próxima temporada.

Pese al potencial atesora sobretodo por esos tres últimos jugadores, el culmen del baloncesto canadiense en los próximos años estará centrado especialmente en los jugadores que están por venir:

Tristan Thompson. Flamante número cuatro del pasado draft de rookies disputará la próxima temporada en la NBA siendo uno de los jugadores referencia de los reconstruidos Cleveland Cavaliers. A pesar de sus 20 años Thompson llega pisando fuerte desde la época de High School, acabando siendo McDonald All-American y uno de los 10 jugadores más importantes de su promoción. Es el jugador canadiense que más alto ha sido elegido en la historia del draft de la NBA.

Cory Joseph. Compañero de Thompson tanto en High School como en los Texas Longhorns de la NCAA. Aguantó un único año también en Austin para salir elegido en primera ronda de este último draft por los San Antonio Spurs. Catalogado también como McDonald's All-American, Joseph hizo su debut con la selección absoluta este verano en un encuentro amistoso ante Bélgica. Su hermano mayor Devoe Joseph, también canadiense, juega en los Oregon Ducks de la NCAA después de ser transferido desde la universidad de Minnesota, donde ha militado tres temporadas.

Kris Joseph. El tercero de la saga Joseph, primo de Cory y Devoe. El alero de 22 años ha jugado estas dos últimas temporadas a las órdenes de Jim Boeheim en Syracuse, donde fue compañero en su año freshman de su compatriota Andy Rautins. Su participación en los Orange ha sido de menos a más, siendo nombrado Sixth Man of the Year en la Big East Conference en 2010 y siendo el jugador más destacado de su equipo esta pasada temporada, promediando más de 14 puntos y 5 rebotes por partido. Salvo sorpresa, tendrá sitio en el próximo draft de rookies de la NBA.

Kyle Wiltjer. Hijo del ex-jugador Greg Wiltjer, este pívot es una de las más firmes promesas del baloncesto canadiense en un futuro no muy lejano. Este año debutará a las órdenes de John Calipari en la universidad de Kentucky, donde ocupará el puesto de pívot titular. Formó parte este último año del McDonald's All-American Team, donde acabó ganando además el concurso de triples del evento. Uno de los mejores jugadores de la generación de 2011, tendrá un puesto prácticamente asegurado entre los mejores del draft de 2012, si decide presentarse.

Myck Kabongo. Otro jugador canadiense que aterriza este año en la NCAA después de una enorme carrera en el instituto, donde Myck será el sustituto natural de su compatriota Cory Joseph en el puesto de base titular de Texas Longhorns. De los mejores bases de su generación, probablemente el mejor base puro, a sus 18 años destaca por su gran inteligencia dirigiendo a su equipo y su capacidad de liderazgo. Otro que apunta a cotas muy altas tanto en la selección como en la NBA.

Kevin Pangos. Completará este año la terna de jugadores canadienses en la universidad de Gonzaga junto a Olynyk y Sacre. Otro gran prospecto de base canadiense de futuro que pugnará en su primer año de universidad por la titularidad, quitándole minutos a David Stockton. A diferencia de Kabongo, es un jugador mucho más dotado ofensivamente, aunque sufre más en cuestiones atléticas.

Sim y Tanveer Bhullar. Hermanos canadienses que ya a sus 17 y 15 años son el techo del baloncesto nacional. A Sim aún les queda un año de instituto antes de dar el salto a la universidad, pero con sus 7'4'' pies ya ha llamado la atención de numerosos ojeadores de todo el país. Recientemente se ha comprometido para jugar en 2012 para la universidad de New Mexico State. Su hermano Tanveer mide actualmente 7'3'' y probablemente será más alto que su hermano. No le faltarán ofertas universitarias suculentas.

Anthony Bennett. Ala-pívot de 17 años de la factoría de Findlay Prep al que John Calipari ya le ha echado el ojo. Todavía le queda un año de instituto pero ya ha recibido ofertas de algunos de los programas de baloncesto más importantes del país (Kentucky, Florida, Ohio State, West Virginia, Pittsburgh o UNLV). Explosivo físicamente y con multitud de recursos ofensivos, será una de los jugadores más a tener en cuenta de la generación de 2012.

A éstos se les podría añadir incluso otros jóvenes jugadores que militan en la competición universitaria como Dwight Powell (Stanford) o Khem Birch (Pittsburgh), o jugadores con experiencia fuera de las fronteras norteamericanas como Levon Kendall, actualmente en la disciplina del Obradoiro de Liga Endesa.

De todas maneras, parece claro que el futuro del país canadiense en el mundo baloncesto vivirá en los próximos años una transformación sin precedentes, formando dentro de muy poco tiempo el grupo de jugadores más prometedores de la historia del país en este deporte.

0 comentarios: