Campeones sin éxito

North Carolina volverá a ser el rival a batir la próxima temporada en la NCAA tras dos temporadas, donde consiguieron su quinto campeonato universitario de la mano de Tyler Hansbrough, y el segundo de la era Roy Williams en Chapel Hill.

Tras el cambio generacional del título anterior los Tar Heels acumulan a un joven grupo de estrellas candidatos a todo: Harrison Barnes, John Henson, Tyler Zeller, Kendall Marshall, Reggie Bullock, Dexter Strickland, Leslie McDonald... más las nuevas incorporaciones de este año, encabezadas por James McAdoo y P.J. Hairston. Todos ellos jugadores que casi en cualquier otro equipo de la liga serían estrellas de sus respectivos conjuntos.

Pero los relevos generacionales tras la cosecha de un título no siempre garantizan éxitos a nivel individual para los jugadores que cosechan estos campeonatos, y no tenemos que volver mucho la vista atrás ni salir del campus de North Carolina para poder comprobarlo.

Antes del título de 2009 que mencionamos los Tar Heels lograban al fin sofocar el maleficio que traían consigo tras 12 años sin un título a nivel nacional, logrando el tan ansiado campeonato en 2005 después de llegar a formar uno de las plantillas más ilusionantes en Chapell Hill desde finales de los 90, donde compartían vestuario jugadores de la talla de Antawn Jamison, Vince Carter, Shammond Williams o Ed Cota.

La plantilla empezaba a tomar forma en 2002 con las llegadas de los freshmen Sean May, Raymond Felton, Rashad McCants y David Noel, que al fin y al cabo iban a ser la columna vertebral del gran proyecto de Roy Williams, que acompañaba así a los jugadores de segundo año Jackie Manuel y Jawad Williams que ya habían dejado destellos durante su año freshman de su potencial.

Las jóvenes promesas Tar Heels sufrieron mucho en esa temporada, realizando un año muy irregular y cosechando 16 derrotas en total, impidiendo clasificarse de esa manera al Madness y sufriendo una amarga derrota en cuarta ronda del NIT a cargo de los Georgetown Hoyas de Mike Sweetney.

Al año siguiente, ya con Sean May recuperado tras perderse gran parte de su año freshman por lesión, los Tar Heels dieron un pasito más hacia adelante llegando a estar por primera vez en los últimos dos años entre los diez primeros de los rankings nacionales, en gran parte por la gran temporada de un Sean May que empezaba a sembrar el terror en las zonas rivales, acompañado por un encomiable Rashad McCants y un magistral Raymond Felton en la dirección.

Pese a ello el equipo seguía haciendo aguas a la hora de la verdad notándose en exceso su inexperiencia, los Yellow Jackets les derrotaban por la mínima y a las primeras de cambio en el ACC Tournament y posteriormente caerían en segunda ronda del Madness ante los Longhorns de Royal Ivey y P.J. Tucker.

Ya para la temporada 2004/05, el equipo logra reclutar una pieza más para la plantilla: el alero Marvin Williams, catalogado por entonces como uno de los jugadores más talentosos de todo el país, y que según muchos entendidos bien podría haber saltado directamente desde el High School si se hubiese podido. Ya con Marvin y con el resto de la plantilla un año más experimentados, el equipo logra al fin la hazaña y conquista su cuarto título nacional tras una temporada casi impecable, con solo 4 derrotas en 37 partidos y con Sean May proclamándose mejor jugador de la Final Four.

Pese al título y a la enorme temporada en conjunto, el camino de los campeones de 2005 estuvo lleno de altibajos a nivel profesional y a día de hoy, solo dos de ellos han logrado encontrar hueco de manera regular en la NBA:

SEAN MAY

En sus dos últimas temporadas acabó siendo casi con total seguridad el jugador interior más determinante de todo el país, y el torneo final que se marcó el año del campeonato fue de lo mejorcito de todo el año. Tras ser elegido mejor jugador de la final, May aprovechó el tirón y renunció a su último año de elegibilidad en la universidad, acabando siendo escogido en el puesto #13 por los recien estrenados Charlotte Bobcats. Tras un inicio de temporada en la NBA ilusionante, el jugador sufriría una lesión en su rodilla derecha en diciembre que cortaría de cuajo su año rookie, terminando tajantemente su temporada.

Al año siguiente, ya parcialmente recuperado, logra formar parte de la rotación de los Bobcats con actuaciones destacadas saliendo como sexto hombre, promediando casi 12 puntos de media por partido. Sin embargo, en octubre de 2007 se resiente de su anterior lesión en la rodilla y el joven jugador decide pasar por quirófano antes de empezar la temporada, perdiéndose por completo la misma. Su vía crucis continuaría un año después, donde ya recuperado de su temporada en blanco vuelve a vestirse de corto para volver a ponerse a las órdenes de Larry Brown para poco después resentirse por enésima vez de su rodilla, jugando a cuentagotas durante todo ese año.

Por ello al verano siguiente los Bobcats deciden no renovarle, siendo contrato en el verano de 2009 como agente libre por los Sacramento Kings por una única temporada. Durante ese año May no acabó de tener la confianza de su entrenador, Paul Westphal, jugando apenas 9 minutos por partido. Los Kings no acabaron por renovarle su contrato, y en el verano de 2010 fueron los New Jersey Nets los que le daban una nueva oportunidad para redimirse. Sin embargo, debido a una fractura por estrés en su pie izquierdo durante la pretemporada propició su rescisión de contrato antes de empezar la pasada temporada.

Al no encontrar ofertas en Estados Unidos, May decidió emprender el camino europeo y firmar por el Fenerbahçe turco este pasado año, donde acabó promediando 6.1 puntos y 3.7 rebotes.


RAYMOND FELTON


Al igual que su compañero Sean May, Felton decidió olvidar su temporada senior en los Heels para formar parte del draft de rookies de ese año, siendo elegido también por Charlotte Bobcats con el pick #5. Junto con Williams, es el único que ha logrado labrarse una digna carrera en la NBA de los campeones de 2005, aunque llena de altibajos.

La franquicia de North Carolina le brindó su apoyo desde el primer partido de temporada, siendo el base titular indiscutible de los Bobcats durante los cinco años que pasó en Charlotte, formando parte de la historia de la franquicia al clasificarse por primera vez a Playoffs en 2010 por primera vez.

Tras ese verano, Felton decidió cambiar de aires y enrolarse en el nuevo proyecto de New York Knicks con Amare Stoudemire a la cabeza pero antes del deadline, los propios Knicks decidieron ponerlo como moneda de cambio para traer a Carmelo Anthony a la Gran Manzana, enviándolo a los Nuggets por obligación, donde acabó la temporada pasada.

Este año decidió cambiar por tercera vez de equipo en menos de un año, decidiendo formar parte del proyecto de los Portland Trail Blazers.

RASHAD McCANTS

El escolta de los campeones de 2005 también aprovechó el tirón de sus otros dos compañeros y decidió presentarse ese mismo verano al draft, saliendo elegido por Minnesota Timberwolves con el pick #14.

Durante sus tres años y medio en Minneapolis, McCants tuvo que batallar por los minutos en la rotación de Dwane Casey y Randy Wittman, sin lograr con éxito formar parte de la titularidad de su equipo. Pese a ello, cuando se estaba viendo al mejor McCants de su carrera NBA, los Wolves decidieron intercambiarlo a Sacramento Kings, donde acabó en el olvido.

El jugador intentó buscar un nuevo hueco en la liga a base de contratos de 10 días y en las Summer Leagues con Houston Rockets, Cleveland Cavaliers, Dallas Mavericks e incluso en la D-League con los Texas Legends, pero su fuerte caracter y su poca implicación en ningún equipo acabó sin merecer un puesto en la rotación.

Lo último que se supo de él es que hizo sus pinitos como actor.

MARVIN WILLIAMS

Es junto a su compañero Felton el único que ha logrado cierta estabilidad en la NBA desde que fuese drafteado también en 2005, éste además como pick #2 por los Atlanta Hawks donde se ha mantenido hasta la actualidad.

El alero nunca ha terminado de demostrar en los Hawks todo lo que prometía desde que llegó a los Tar Heels en 2004 y que avaló su segundo pick en el draft de 2005, aunque prácticamente desde su llegada ha permanecido regularmente en los quintetos de cada noche de Mike Woodson y Larry Drew.

En 2009 firmó una extensión de contrato que le vincularía cinco años más en la ciudad de Georgia.

JAWAD WILLIAMS

Pese a ser uno de los jugadores importantes en los Tar Heels campeones, su salto al profesionalismo no fue del todo afortunado. Ya en la misma noche del draft de 2005 donde salieron elegidos sus compañeros no oyó su nombre entre las sesenta elecciones del draft, y los campus de entrenamiento de ese verano no le fueron muy favorables tampoco.

Decidió viajar a Europa donde el Baloncesto Fuenlabrada de ACB le hizo su primer contrato profesional, para después pasar por otros destinos como Israel, Japón o la Liga de Desarrollo de la NBA, donde llegó a jugar hasta para tres equipos distintos.

Su única experiencia NBA llegó de la mano de los Cleveland Cavaliers, entrando definitivamente en el roster de la franquicia de Ohio en 2008 tras unos buenos Training Camps. En el equipo de LeBron James estuvo alternando contratos mínimos y de 10 días durante casi 2 temporadas, siendo cortado finalmente en diciembre de esta pasada temporada.

Actualmente, se encuentra jugando en la liga israelí nuevamente donde militará esta temporada para el Hapoel de Jerusalén.

DAVID NOEL

A diferencia del resto de jugadores comentados, Noel decidió permanecer un año más en los Tar Heels después de lograr el título de 2005, encabezando la nueva hornada de recruits de 2006 con Tyler Hansbrough al frente.

Su buena temporada senior le hizo un hueco en el draft de 2006 llegando a ser drafteado por Milwaukee Bucks en segunda ronda, donde únicamente militaría durante media temporada hasta que fue enviado a la D-League hasta el final de temporada.

Tras dos temporadas en la liga de desarrollo, Noel decidió cruzar el Atlántico buscando nuevos destinos. Primero en la exótica liga filipina y luego en Francia, donde milita actualmente en el Paris-Levallois Basket.


REYSHAWN TERRY

El alero decidió permanecer dos años más en los Tar Heels tras el campeonato conseguido, siendo pieza clave en el equipo de Roy Williams en 2006 junto a Noel y Hansbrough y cediendo algo más de protagonismo en 2007 ante la nueva camada de jóvenes promesas de Chapell Hill, antes de ser drafteado ese mismo año en segunda ronda por los Orlando Magic quienes cedieron sus derechos en la misma noche del draft a los Dallas Mavericks.

Nunca llegó a debutar en la NBA, y desde entonces en estos últimos cuatro años ha estado en cuatro equipos diferentes, pasando por Grecia, Italia, España y Alemania, donde jugó esta última temporada para el Brose Baskets.

JACKIE MANUEL

Tras ejercer un buen papel en los Tar Heels campeones como especialista defensivo, Manuel no logró su meta de llegar a la NBA; conformándose con jugar desde 2005 hasta el pasado año 2010 en la liga de desarrollo, donde ha militado en Fayetteville, Los Angeles D-Fenders, Iowa y Erie Bayhawks.

La pasada temporada militó profesionalmente en Japón, donde fue compañero de equipo de otro ex-jugador de los Tar Heels como Will Graves.

WES MILLER

Tras no disponer de muchos minutos durante sus tres años de elegibilidad en los Tar Heels (tras provenir anteriormente de la universidad de James Madison), el menudo base Wes Miller se graduó en 2007 y logró encontrar su hueco profesionalmente en Europa, jugando para los London Capitals de la liga británica de baloncesto.

A partir de ahí, Miller decidió colgar las botas como jugador para dedicarse a estar en los banquillos, donde ha ejercido como entrenador asistente en las universidades de Elon y UNC-Greensboro.

MELVIN SCOTT

Tras no destacar especialmente durante sus cuatro años en Chapell Hill, lo único que se ha sabido de Scott desde que se graduó en 2007 es que logró formar parte del equipo K.R. Basket Reykjavik de la primera división islandesa, quienes son actualmente los campeones de liga y copa.

JESSE HOLLEY

Pese a ejercer como walk-on durante la temporada en que su equipo fue campeón universitario, Holley corrió muy distinta suerte respecto al resto de compañeros, ya que además de jugar para el equipo de baloncesto de North Carolina también lo hizo para el de football, donde ha tenido mucha más fortuna profesionalmente formando parte actualmente del roster de los Dallas Cowboys de la NFL.

0 comentarios: