Profile: Kemba Walker

El base neoyorkino de los Huskies se ha convertido en el gran protagonista de esta última temporada de la NCAA, después de ser el artífice de que el conjunto del afamado Jim Calhoun lograse su tercer campeonato universitario de su historia.

Kemba Walker.
Base.
6’1”.
UConn Huskies.
Junior.
23.5 puntos – 5.4 rebotes – 4.5 asistencias.




Walker encabezó la ofensiva de un equipo que no estaba llamado a ser uno de los favoritos esta temporada. De hecho, sus opciones de ser campeón en la Big East Conference eran bastantes remotas frente a equipos con un plantel mucho más formado como Pittsburgh, Syracuse o Notre Dame, pero que acabaron imponiéndose contra pronóstico en la final del torneo a los Louisville Cardinals de Rick Pitino.

Walker lleva pisando fuerte desde su temporada freshman, donde formaba parte de un compacto y experimentado bloque liderado por Jeff Adrien, Hasheem Thabeet, Jerome Dyson o A.J. Price, donde su papel residía en darle minutos de descanso al hoy base de Indiana Pacers y ejercer como una de las primeras bazas anotadoras de refresco desde la banca.

Con la marcha de todos estos jugadores a la NBA, Walker se hizo cargo del equipo la pasada temporada, donde empezó a mostrar al país el talento innato que tenía para la anotación pese a que su equipo no llegó a clasificarse al Madness, siendo esta temporada con escuderos de lujo como Alex Oriakhi, Jeremy Lamb o Shabazz Napier el año de su definitiva eclosión.

Base de una explosividad y velocidad increíbles que con el balón en las manos resulta casi imparable. Efectivo al contraataque y con un primer paso decisivo, sus cambios de dirección y dribbling están al alcance de muy pocos bases estas últimas temporadas en la competición universitaria. Se ha destapado esta temporada también como clutch-player.

A medida de que ha adquirido experiencia en la NCAA, su instinto anotador se ha hecho más fuerte, tanto a base de penetraciones a canasta como en lanzamientos de tres puntos, donde se ha notado más su mejoría. A pesar de destacar en labores ofensivas, juega muy bien el pick & roll con los interiores y crea muchas veces espacios para otros compañeros.

Defensivamente es un jugador muy persistente gracias a su velocidad, siendo un jugador muy perspicaz a la hora de leer líneas de pases y robar balones, pero su físico y su escasa envergadura le juegan a menudo malas pasadas. En ocasiones incluso se le ha visto bastante pasivo a la hora de defender, especialmente esta pasada temporada.

Además de su nivel defensivo, otro aspecto a mejorar de Kemba Walker es su toma de decisiones de cara a canasta, siendo muy impulsivo a la hora de enfrentar el aro cuando muchas veces podría buscar segundas opciones en otros compañeros o esperar con la posesión en su poder en busca de una mejor decisión. Es también del tipo de jugador que si no está en contacto permanente con la bola se pone muy nervioso, lo que podría suponer un bajón en su rendimiento en la NBA si finalmente no consigue ser una parte importante del juego de su equipo.

0 comentarios: