Video draft


01 - BLAKE GRIFFIN (6’9’’ – Oklahoma Sooners)

El ya ex-jugador de los Sooners tiene prácticamente garantizado el pick #1 del próximo draft. A día de hoy es el mejor preparado para asaltar la NBA, jugador muy fuerte físicamente, atlético, tremendamente reboteador, con mucha facilidad para anotar en el poste gracias a sus numerosos y estratosféricos mates; aunque quizás sus movimientos en la pintura no son todo lo perfectos que se podría esperar de un jugador de su potencial, lo mismo que su lanzamiento a media distancia; y que corre muy bien los contraataques. Defensivamente trabaja muy bien el uno contra uno y sin ser un especialista taponador siempre nos deleita con un par de ellos por encuentro gracias a su enorme capacidad de salto.

02 – HASHEEM THABEET (7’3’’ – Connecticut Huskies)

Enorme pívot tanzano de la ya mítica factoría africana. Desde que llegó a la competición hace 2 años ha ido claramente de menos a más y mejorando sobretodo su repertorio ofensivo, ya que sus mejores cualidades son el rebote, la intimidación y -sobretodo- el tapón, siendo con solvencia el mejor pívot defensivo de toda la competición.

Otro gran lastre para Thabeet, al igual que para la mayoría de jugadores de su altura, es su pobre porcentaje en los tiros libres, y siendo un jugador que prácticamente no sale de la zona y que sus marcadores suelen ser siempre jugadores de inferior altura es un asunto muy a tener en cuenta.

03 – RICKY RUBIO (6’2’’ – DKV Joventut)

La joya del baloncesto español no se salvará de ser un top 5 en el próximo draft, donde ya muchas franquicias se están frotando las manos. Posiblemente el mejor base del draft, Ricky destaca por su excelente dirección y visión de juego acompañado por un completo surtido de movimientos en ataque que le hacen ser una constante amenaza a todo entrenador rival. Defensivamente destaca en el marcaje cuerpo a cuerpo y sobretodo por su excelente capacidad para los robos de balón.

De cara a la NBA donde más parece que puede cojear puede ser en el aspecto ofensivo, especialmente en el lanzamiento a larga distancia, aunque año a año en la ACB ha ido poco a poco mejorando esta pequeña lacra.

04 – JAMES HARDEN (6’5’’ – Arizona State)

Este escolta sophomore entró en la NCAA haciendo una gran temporada freshman con los Sun Devils pero se vio dejada a un lado por el impacto mediático de otros compañeros freshmen de su misma generación (Derrick Rose, Michael Beasley, Kevin Love, Eric Gordon o Jerryd Bayless). Tras sus marchas, Harden ha explotado más si cabe su juego ofensivo ejerciendo de líder de esos Sun Devils. Destaca su polivalencia exterior, pudiendo lanzar muy cómodamente desde la línea de 3 puntos como de ejercer perfectamente como base del equipo y realizar buenas penetraciones a canasta.

Defensivamente es un jugador que roba bastantes balones pero que en el cuerpo a cuerpo no es especialmente intenso.

05 – JORDAN HILL (6’10’’ – Arizona)

Delgado alapívot que contra pronóstico va a colocarse entre los mejores 10 jugadores de este draft gracias a su gran temporada junior con los Wildcats. Se trata de un jugador interior que, sin ser muy corpulento, ocasiona graves daños en la pintura rival gracias a su agilidad en la pintura y su más que aceptable lanzamiento a media distancia. Su versatilidad le permite también correr fluidamente en los contragolpes y los pick and roll y encarar el aro rival cuando su defensor es mucho más alto o corpulento que él. Sus largos brazos hacen que sea un buen reboteador.

Le hace falta ganar algo más de músculo para garantizarse un buen puesto en una franquicia y mejorar su movimiento de pies de espaldas a canasta.

06 – BRANDON JENNINGS (6’1’’ – Lottomatica de Roma)

Tras su sonada marcha a Europa a iniciarse en el profesionalismo, Jennings ha perdido muchas opciones de escalar posiciones en este draft dada su discreta temporada en Italia, ya que tras su último año en Oak Hill Academy se presumía como uno de los más firmes candidatos a ocupar el pick 1 de su draft.

Se trata de un base muy ágil y veloz con un primer paso muy interesante y que combina una gran dirección de juego con un arsenal ofensivo muy a tener en cuenta, destacando su gran capacidad para penetrar y su lanzamiento de larga distancia.

Dispone también de unos brazos larguísimos, lo que conlleva muchos robos de balones, pero su capacidad defensiva es bastante pobre y es lo que más se le machaca a este jugador de cara a un futuro NBA.

07 – STEPHEN CURRY (6’1’’ – Davidson)

Este pequeño gran jugador, hijo mayor del ex-NBA Dell Curry, se dio a conocer hace 2 años cuando se destapó en el March Madness llevando a los Wildcats hasta los Elite Eight tumbando en el camino a universidades más potentes ese año como Maryland Wisconsin, y poniéndoselo muy complicado ante Kansas.

Su principal arma es su letal lanzamiento exterior, heredado sin duda de su padre, capaz de martillear el aro rival una y otra vez sin compasión, aunque esta temporada –con vistas a la NBA- a diferencia de las anteriores las ha ejercido como base titular dada la graduación de su compañero Jason Richards, lo que le ha hecho potenciar su capacidad de pase y su mejora en las entradas a canasta. Muy rápido de piernas y muy ágil, su principal lacra es su endeble físico –principal causa de que se haya adaptado a la posición de base en vez de seguir en la de escolta- por lo que este verano tendrá que ganar bastante músculo para defender a los grandes bases de la liga.

08 – DEMAR DeROZAN (6’6’’ – South California)

Posiblemente el mejor exterior en cuanto a físico de todo el draft, DeRozan comenzó dubitativo su temporada freshman en USC con actuaciones discretas –e incluso inexistentes- hasta el punto de que muchos analistas lo tachaban como uno de los grandes bluffs de esta temporada. Sin embargo, conforme entrábamos en los torneos de Conferencia DeRozan mostró a toda la liga el potencial que atesora hasta el punto de liderar a los Trojans al campeonato de la PAC-10 esta temporada.

Jugador explosivo donde los haya, aceptable tirador exterior y tremendo matador, a DeRozan le hace falta mayor variedad de armas ofensivas y tener más cuidado con las pérdidas de balón y el provocar faltas tontamente. Aún así, su privilegiado cuerpo le permite ser un gran defensor.

09 – JONNY FLYNN (6’0’’ – Syracuse)

Otro de los grandes bases de la competición –para mí, el mejor- y que ha mejorado muchísimo esta temporada como líder y como jugador de los Oranges.

Muy completo, capaz de machacar al rival desde larga distancia o a base de bloqueos y continuaciones y entradas a canasta como de dedicarse un partido entero a volver loco al base rival y a realizar espectaculares pases. Dispone de un lanzamiento a media distancia muy bueno y eficaz, y su movilidad de piernas permite provocar muchas faltas al contrario.

A pesar de su corta estatura tiene un físico muy bien formado para jugar en la NBA y su capacidad defensiva es bastante aceptable.

10 – TYREKE EVANS (6’5’’ – Memphis)

Tras una enorme temporada en High School, donde había sido catalogado como el mejor jugador de esta generación, Tyreke ‘Too easy’ Evans llegaba con la difícil tarea de olvidar a Derrick Rose en el conjunto de Calipari, y a pesar de un inicio bastante irregular de temporada parece que puede haberlo logrado.

Al igual que Harden, su versatilidad exterior es una de sus armas a tener en cuenta, ya que aunque ha sido siempre un escolta puro esta temporada Calipari lo ha colocado en la mayoría de veces como base titular, lo que le ha llevado a conseguir muy buenos resultados. Ofensivamente es un auténtico killer sobre la cancha, capaz de anotar de cualquier forma y desde cualquier punto de la pista y con el poder de crearse sus propios tiros con suma facilidad.

A pesar de no destacar por sus aptitudes defensivas, Evans tiene unos brazos muy largos que le permiten robar muchos balones en líneas de pases.

11 – CHASE BUDINGER (6’7’’ – Arizona)

Este segundo jugador de Arizona que puede caer en lottery pick es uno de los jugadores con más clase de toda la competición. Mucho más alto de lo que inicialmente parece y con una potencia de piernas brutal –de hecho jugaba en el instituto a voleibol- este pelirrojo alero se desenvuelve muy bien en ambas posiciones exteriores, e incluso pivotando eventualmente en la pintura, cosa que en la NBA ya es más dudoso.

Dispone de un gran lanzamiento exterior y es muy rápido en los contraataques donde habitualmente los finaliza en forma de mate. Es muy buen reboteador a pesar de no ser un jugador interior y un defensor bastante aceptable.

12 – JEFF TEAGUE (6’2’’ – Wake Forest)

Otro de esos jugadores que ha dado un paso adelante respecto a su temporada freshman. Base con una arrancada inicial impresionante y que sabe dirigir excepcionalmente a sus compañeros en la pista a pesar de que siempre ha destacado por ser más un base anotador que asistente.

Dispone de un arsenal ofensivo increíble, capaz de anotar con soltura desde la bombilla o de larga distancia (aunque éste es quizás el aspecto donde más debe de mejorar) como de anotar tras bloqueo con suma facilidad. No se prodiga excesivamente en defensa, aunque es un buen recuperador de balones.

13 – GERALD HENDERSON (6’5’’ – Duke)

Escolta/alero con un físico privilegiado para jugar en la mejor liga del mundo. Buen anotador desde corta y media distancia con una clase tremenda y que rebotea y corre la pista bastante bien.

Su principal problema estas últimas temporadas es su irregularidad, capaz de hacer un partido estratosférico y prácticamente desaparecer en combate los dos siguientes.

Donde seguro que será un jugador a tener en cuenta será en aspectos defensivos, donde Henderson sabe sacar partido a su físico y es capaz de emplearlo efectivamente defendiendo al base rival como a jugadores más altos que él con la misma intensidad y solvencia.

14 – EARL CLARK (6’9’’ – Louisville)

Además de perder a Terrence Williams por su graduación, Rick Pitino perderá también a Clark, que ya estuvo a punto de presentarse el año pasado en su temporada sophomore pero que al final decidió regresar.

Muy poderoso físicamente, este alero combina el poderío reboteador del mejor ala pívot con una excepcional visión de juego y corre la pista con una agilidad asombrosa a pesar de su altura. Gracias a esta altura y a sus kilos de músculo, Rick Pitino lo ha usado en multitud de ocasiones como comodín, haciéndolo jugar en el poste ante jugadores mucho más lentos que él aprovechando la rapidez de sus piernas.

Anota con cierta soltura desde la línea de tres puntos, mientras que defensivamente es un jugador muy intenso.

15 – DeJUAN BLAIR (6’7’’ – Pittsburgh)

A pesar de su escasísima altura para jugar como cuatro, DeJuan Blair ha hecho una temporada espectacular, más estando en una conferencia tan complicada como la Big East y ganando la batalla ante jugadores más altos que él como Hasheem Thabeet (al que destrozó más de una vez esta temporada), Samardo Samuels, Arinze Onuaku o Greg Monroe; y uno de esos jugadores cuya intensidad en pista es pasmosa, luchando y guerreando cada balón como si fuese el último.

Físicamente es una auténtica mole muscular y sus movimientos de espaldas al aro son muy buenos, especialmente un ganchito con su mano derecha bastante efectivo y a pesar de sus kilos corre bastante bien los contragolpes. Es además uno de los mejores reboteadores ofensivos de la competición.

Además de su corta altura para un PF, en su contra está también sus problemas en los tiros libres.

16 – JAMES JOHNSON (6’8’’ – Wake Forest)

Otro anotador nato de la factoría de Dino Gaudio. A pesar de ser un alero no se prodiga en exceso desde la línea de tres puntos y la mayoría de su aportación anotadora reside desde sus lanzamientos a media distancia y de los uno contra uno, donde acaba muchas veces con grandes mates.

Es capaz de jugar con cierta claridad de espaldas a canasta, donde supera por velocidad a jugadores más lentos que él. Defensivamente es muy regular y muy consistente, capaz de defender prácticamente a todo tipo de jugadores, ya sea exterior o interior, posee unos brazos muy largos y un poder de salto enorme, lo que hace que se vaya con un par de tapones en cada partido y con un gran número de rebotes.

17 – B.J. MULLENS (7’0’’ – Ohio State)

Las expectativas de este chico a principio de temporada eran brutalmente altas, más viendo el historial de los Buckeyes con los pívots que se traían estos últimos años de High School (Greg Oden les llevó a la Final Four y fue pick 1 del draft y Kosta Koufos los llevó al título del NIT del año pasado). Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Mullens, salvo en contadas ocasiones, no ha podido demostrar todo su poderío interior dada la escasez de oportunidades que le ha brindado Thad Matta esta temporada aún siendo el mejor jugador interior de su generación; sin embargo, cuando ha salido ha demostrado todo su potencial.

Su repertorio ofensivo es muy bueno, capaz de anotar con soltura en los uno contra uno, a media distancia o incluso atreverse a lanzar desde posiciones más exteriores. Su potente salto hace que sea un gran reboteador y que muchas veces finalice las jugadas con sonados mates. Le falta mejorar aún mucho defensivamente.

18 – JRUE HOLIDAY (6’4’’ – UCLA)

Potente combo-guard que ha desembarcado esta temporada en la UCLA de Ben Howland y que, a pesar de ser más un base que un escolta, ha jugado toda la temporada como acompañamiento de Darren Collison en los Bruins, dejándole la vitola al joven freshman sólo cuando éste se iba al banco a descansar. Y a pesar de que esta temporada no ha demostrado mucho –o al menos no ha mostrado todo lo que se esperaba de él- ha decidido prematuramente dar el salto a la NBA.

Es un jugador muy completo para ser un base-escolta, gran manejo de balón, corre velozmente la pista y en general un jugador que siempre da aspecto de seguridad con el balón en sus manos. En cuestiones anotadoras no se queda atrás, ya que es capaz de anotar con soltura desde media y larga distancia eficazmente.

Su gran físico le permite ser un excelente defensor exterior y un excelente ladrón, aunque su insistencia en este aspecto muchas veces le hacen cometer excesivas faltas.

19 – WAYNE ELLINGTON (6’5’’ – North Carolina)

Otro jugador con una clase tremenda, es el actual MVP de la Final Four de esta temporada, donde su equipo se proclamó campeón de la competición.

Es un excelso tirador de larga y media distancia, muy inteligente sobre la cancha y que, a diferencia de la mayoría de tiradores, suele tener buenas decisiones a la hora de lanzar a canasta. Dispone de una gran visión de juego y es un jugador al que no se le caen los anillos por dedicarse a circular constantemente el balón entre sus compañeros gracias a su buena capacidad de pase.

Defensivamente es donde Ellington sufre más. Es un jugador que no posee el físico de los grandes escoltas NBA ni de la mayoría de escoltas del draft y muchas veces en la temporada se ha notado cuando tiene delante a exteriores más rápidos y más robustos que él.

20 – TYLER HANSBROUGH (6’9’’ – North Carolina)

Poco se puede decir que no sepamos ya de Psycho-T. Dos veces MVP de la competición y uno de los jugadores más laureados de la historia de los Tar Heels y de toda la NCAA.

Durante estas tres últimas temporadas –quizá esta última temporada algo menos debido a sus lesiones- ha sido el dueño absoluto de la pintura de la liga.

Su garra y su lucha en cada posesión de cada partido es impresionante, no da nunca un balón por perdido y se motiva especialmente ante jugadores mucho más fuertes y altos que él. Cerca del aro es una auténtica bestia, capaz de anotar todo lo que pasa por sus manos ya sea con un gancho, un reverso, un tiro a tabla, una suspensión e inclusive un tiro desde la línea de tres puntos. Es muy rápido de piernas para ser un PF, y cuando los Tar Heels ponen la directa en los contragolpes a menudo lo buscan para que finalice la jugada con un sonoro mate.

Su poco formado cuerpo le va a pasar factura de cara a su futuro NBA, donde defensivamente va a sufrir mucho ante las bestias pardas de la pintura.

21 – TY LAWSON (6’0’’ – North Carolina)

El tercero es discordia dentro de este triplete Tar Heel, el auténtico jefe y director de juego de los de Roy Williams.

Sin duda es uno de los mejores bases universitarios de estas últimas temporadas; su seguridad con el balón, su exquisito manejo de balón y su amplia mejora de cara al aro ha cerrado muchas bocas esta temporada –especialmente en el torneo ACC y el Madness de este año- a sus detractores. Es rapidísimo, muy intenso, con un primer paso muy bueno y muy complicado de defender, y aunque se dedica más a asistir a sus compañeros que a anotar sus lanzamientos a media distancia y –sobretodo- sus entradas a canasta son continuas.

Le falta quizás ser algo más consistente en su lanzamiento exterior, donde este año ha progresado bastante, y mejorar con vistas a la NBA su defensa hombre a hombre a pesar de que con su limitada estatura posee un cuerpo bastante bien formado.

22 – ERIC MAYNOR (6’3’’ - Virginia Commonwealth)

Consolidadísimo base que esta temporada ha dado finalmente el salto a la mejor liga del mundo tras completar un ciclo universitario en el que ha ido de menos a más, y que si hubiese estado en una universidad de mayor renombre probablemente estaríamos hablando de un lottery pick si o si. Los aficionados a Duke probablemente le recuerden, ya que hace 2 temporadas él solito fue capaz de destrozar al equipo de Coach-K en el March Madness, siendo una de las eliminaciones más sonadas de esa temporada en el torneo final.

Maynor es el típico base director de juego que le gusta controlar el tiempo de cada jugada; su manejo de balón es excepcional y su liderazgo sobre la cancha es abrumador. Ofensivamente es un jugador también con muchos recursos, destacando su facilidad para penetrar a canasta sea quien sea el jugador que tenga delante de él y la facilidad con la que arma el brazo desde la bombilla de la canasta.

Defensivamente es donde quizás tenga que insistir en mejorar, ya que no es un jugador que se prodigue mucho en ello.

23 – TERRENCE WILLIAMS (6’6’’ – Louisville)

Jugador todoterreno donde los haya, Terrence Williams es uno de esos jugadores llamados all-around player, un jugador capaz de hacer prácticamente de todo sobre la cancha y hacerlo todo muy bien.

Es un jugador capaz de aportar desde cualquier posición de la cancha, ya que a pesar de que es un alero tiene la capacidad de ejercer de base subiendo el balón con mucha fiabilidad como de ponerse a pivotar en la pintura ante un jugador 20 centímetros más alto que él. Aunque destaca más por sus aptitudes defensivas que ofensivas, puede tirar cómodamente desde distancias muy lejanas y hacer mucho daño con sus entradas a canasta dada su explosividad de piernas.

Muy atlético, es capaz de sacarle jugo a su cuerpo convirtiéndose en un auténtico perro de presa para secar a la estrella rival. Pese a su altura es también un excelente reboteador defensivo.

24 – SAM YOUNG (6’6’’ – Pittsburgh)

Young es otro de esos jugadores que le pone una dosis de intensidad a cada jugada y que siempre está peleando por cada balón suelto que haya sin dueño por el parquet.

Este alero senior es básicamente un anotador, y que durante estos cuatro años de periplo universitario ha estado sembrando el pánico en las canchas de la Big East con los Panthers, siendo el auténtico líder de este conjunto y haciendo maravillas con sus compañeros Levance Fields y DeJuan Blair.

Explosivo y muy ágil, es habitual verlo correr por la pista buscando la pelota que le lanzase su compañero Fields para acabar la jugada con una entrada a canasta, un mate o parándose en seco para anotar con una suspensión. Además de ser un tremendo reboteador, tiene un buen formado físico que le permite defender muy bien a cualquier jugador exterior de la competición y, en ocasiones, ante auténticos mostrencos interiores.


Me dejo a gente como Darren Collison, Patrick Mills, Derrick Brown, Marcus Thornton, Austin Daye... pero todos no caben.

4 comentarios:

Se puede explicar más alto, pero no mejor. Gracias por este análisis tan completo, Bryan

Qué jugador puede ser útil a los Kings en el #23 y en el #31??

21 de junio de 2009, 10:10 comment-delete

No sé que necesidades tienen los Kings, pero si se pillan a un base con el pick 4 bien podrían elegir a gente currante como Sam Young, Terrence Williams o Tyler Hansbrough.
Últimamente también están cayendo en los mocks gente como Chase Budinger, Jrue Holiday o Ty Lawson que podrían serles interesantes.
Víctor Claver apunta también a principios de 2ª del draft, quien sabe si podría ser compañero de Ricky en un futuro.

21 de junio de 2009, 11:16 comment-delete

Espectacular analisis!

Lo unico que no estoy de acuerdo es en la eleccion de Harden por Sacramento. Creo que si Ricky no esta disponible y no se la juegan con Flynn, mi apuesta es Curry.

COn el 23 y el 31, un base y un currante. O Claver...

21 de junio de 2009, 12:49 comment-delete

Muy buen analisis, de verdad, aunque yo veo a Ricky en Sacramento, aunque todo puede cambiar a ultima hora.
Mañana saldremos de dudas.

Un Saludo.

24 de junio de 2009, 23:04 comment-delete