North Carolina alza su quinto título NCAA

NORTH CAROLINA 89-72 MICHIGAN STATE

Noticia publicada por Alejandro González

El baloncesto le debía un título nacional a una de las mejores generaciones congregada en una pista universitaria. Tyler Hansbrough, Ty Lawson, Wayne Ellington, Danny Green, Deon Thompson, Marcus Ginyard…El triunfo de North Carolina es un homenaje al buen baloncesto, a la apuesta por la calidad, la técnica, la fe y la perfecta formación de un equipo. Porque los Tar Heels, de la mano de Roy Williams, han conseguido construir algo al alcance de muy pocos. Muchos son los equipos que consiguen reunir excepcionales piezas de talento individual, pero sólo unos pocos elegidos son capaces de generar un equipo cohesionado y competitivo. En UNC, donde ha sido All-American hasta el utillero, todos los talentos se armonizan al son del concierto que interpreta el equipo. Todos cumplen el rol adjudicado con dedicación, pasión, convencimiento y precisión.

North Carolina jugó un partido excepcional, cumpliendo en cada faceta del juego con un nivel altísimo.Los de Chapel Hill anotaron con facilidad desde dentro y desde fuera, defendieron intensamente, pelearon el rebote, robaron balones (con record de robos en una F4 de Ty Lawson incluido, con 8), fueron inteligentes, mantuvieron la calma y supieron contener la reacción rival y cerrar el partido. Michigan State peleó el partido, no se rindió e intentó una complicada remontada. Pero los Spartans nada pudieron hacer ante un rival gigantesco en todas las facetas. Cualquier planteamiento de Tom Izzo se deshizo ante el inicio demoleador de UNC. A remolque el resto del encuentro, mantuvieron la esperanza y realizaron una encomiable labor de trabajo continuo en busca de una oportunidad en el encuentro. Una oportunidad que los Tar Heels le denegaron.

Siete minutos iba a tardar North Carolina en romper el partido. Ellington, Lawson y Green lo anotaban casi todo desde fuera mientras que Hansbrough, Thompson y Davis dominaban la pintura y ayudaban a establecer una sensación de dominio que se mantuvo durante todo el choque. Mientras UNC no fallaba, Michigan State cometía varios errores ante la defensa rival perdiendo balones y teniendo muchos problemas para conseguir posiciones de tiro medianamente cómodas. Ty Lawson disparaba a los suyos en el marcador (22-7). Y cualquier atisbo de temprana reacción de Michigan State fue atemperado por el trio interior de los Tar Heels, que colocaban 23 puntos de ventaja (34-11) con diez minutos de la primera parte por jugar. Sí, la final de la March Madness 2009 duró diez minutos.

El resto del encuentro fue un clinic de los de Roy Willams y un regalo para los aficionados que seguían los minutos finales de Tyler Hansbrough en una cancha de baloncesto universitario. Una canasta de Wayne Ellington establecía un nuevo record de anotación en una primera parte de una final four (55-34). A la vuelta de los vestuarios Michigan State no pudo dinamitar el orden establecido, pues aunque los Spartans encontraron mayor fluidez en ataque, la solvencia anotadora de UNC mantenía diferencias sin problemas. La fe de los de East Lansing les colocó a trece puntos a falta de cinco minutos (76-63), pero nunca pudo sentirse que MSU pudiese dar la vuelta al partido. Tom Izzo sustituyó a Goran Suton (homenaje para el bosnio en su despedida tras un sensacional torneo) firmando el pacto de rendición espartano. Comenzaba el vaivén de momentos emotivos y significativos. Danny Green abandonaba la pista con su quinta falta con un campeonato en su temporada senior, como el jugador de la historia de North Carolina con más victorias a sus espaldas y con su padre, recién salid de prisión, en las gradas viendole jugar. Las miradas tristes de los jugadores de Michigan State expresaban una pesadumbre que pronto se convertirá en ilusión cuando al inicio de la siguiente temporada mantenga el grueso de la plantilla y de nuevo opten a altas cotas.

Con Hansbrough extasiado dando saltos en el banquillo (broche de oro para el jugador que, junto a J.J. Redick, ha marcado la última década en el baloncesto NCAA) terminaba el partido y se confirmaba el quinto campeonato nacional de los Tar Heels, que alcanza a Indiana en el palmarés. Las contundentens victorias ante Radford, LSU, Gonzaga, Oklahoma, Villanova y Michigan State han certificado que North Carolina ha sido, con mucha diferencia, el mejor equipo de la temporada 2008-09. El broche final tuvo lugar con una emocionante recogida de trofeos con Lawson, Ellington (nombrado Most Outstanding Player), Hansbrough y Williams conteniendo a duras penas las lágrimas. Una buena prueba de todo el esfuerzo, trabajo y unidad que los de Chapel Hill han puesto esta temporada en busca de la gloria. Las notas de One shining moment despedían la temporada. Un gran curso de baloncesto. Un gran ejemplo de la grandeza de la NCAA.

3 comentarios:

El quinteto Lawson-Ellington-Green-Hansbrough-Thompson sera recordado durante bastante tiempo al igual que lo fueron los Fab Five, o los 5 de Florida hace unos años.

7 de abril de 2009, 23:15 comment-delete

Grande UNC!Empezaron la campaña como máximos favoritos,y aunque por el camino sufrieron algunas derrotas que crearon algunas dudas,han acabado la temporada con los campeones,con una exhibición en la final.

El draft espera,tic tac...

Ru
8 de abril de 2009, 9:55 comment-delete

Eran los favoritos y Hansbrough no se iba a marchar sin su título, jejeje, sin duda merecido.

8 de abril de 2009, 19:00 comment-delete