Brandon Jennings: Desde Virginia hasta Roma

Brandon Jennings sigue abriendo camino para jóvenes con un extraordinario talento que después del colegio secundario quieren ganarse la vida jugando este deporte. Son muy pocos los jóvenes que cuentan con las cualidades y el temperamento para seguir el camino de Jennings, pero puede que sea recordado como un heredero de Spencer Haywood al liberar aún más el mercado laboral de la NBA.

La NBA fijó la edad mínima para formar parte de la liga después del Draft de 2005 con el fin de obligar a los estudiantes de colegios secundarios a asistir, al menos un año, a la universidad antes de ingresar en la NBA. De modo que al ser la edad mínima para postularse en el Draft los 19 años de edad, los graduados de los colegios secundarios que quizás están listos y con un nivel para contribuir en la NBA no tienen la posibilidad de ganarse la vida jugando al básquetbol.

Si hubiese prevalecido el punto de vista del comisionado, David Stern, la edad mínima para entrar en la NBA hoy serían los 20 años. Durante una entrevista con la revista Time a principios de este año, Stern dijo que tenía intenciones de elevar la edad mínima para entrar en la liga a los 20 años después de que terminara el acuerdo colectivo en 2011.

Jennings no quería esperar y hacer de cuenta que era un estudiante deportista. El jugador número uno de su clase de graduados decidió renunciar a una beca para estudiar en University of Arizona y firmó un contrato profesional con Lottomatica Roma, un equipo de alto calibre de la Serie A de la Liga Italiana y miembro de la Euroliga -- conformada por 24 equipos.

La imagen de los scouts de la NBA asistiendo a los torneos entre colegios con el fin de fichar a posibles picks es algo que desconcierta a la NBA. Las ligas europeas, que incorporan jugadores a sus ligas juveniles a los 15 años, con el objetivo de desarrollarlos para que después participen de los equipos de primera, no tienen escrúpulos al firmar con adolescentes. De hecho, ese es su modus operandi. Invitan a los jóvenes a participar de sus equipos de desarrollo que despeas juegan en el nivel de la NCAA, como el lituano, Arturas Karnishovas (de Vilnius a Seton Hall), y el español, Rodrigo De La Fuente (de Fuenlabrada a Washington State), por nombrar algunos. Estos muchachos, de alguna manera, nunca perdieron su estatus de amateur a pesar de estar jugando en organizaciones profesionales.

Roma asistió a un torneo de Las Vegas de colegios secundarios para ver a Jennings y quedó tan asombrado que le hizo una oferta por tres años y $1.65 millones de dólares -- libre de impuestos. Under Armour no se quedó atrás y le ofreció a Jennings un contrato adicional por $2 millones para promocionar sus nuevas zapatillas de básquetbol. Según Sonny Vaccaro, ex ejecutivo de Nike, Reebok y Adidas que fue clave al asesorar a Jennings en su mudanza a Europa, Jennings cuenta con el contrato promocional de calzados más largo de los jóvenes que ingresaron a las ligas profesionales este año, después de Derrick Rose, Michael Beasley y O.J. Mayo.

La compensación que Jennings recibe de Roma sería el equivalente a una selección total número 17 en el Draft de la NBA 2008 -- si estaba disponible para el draft se esperaba que fuese un pick de lotería. Pero el costo verdadero en cuanto a oportunidad de Jennings de no haber firmado con Roma, debido a la norma que fija una edad mínima, es el valor de una beca universitaria y la exposición que te dan los partidos televisados en cadena nacional de la NCAA. Evidentemente, Roma le estaba ofreciendo el mejor acuerdo.

¿Cómo le va a Jennings? Forma parte de una rotación de 11 hombres, con dos estrellas, en un equipo que cuenta con un récord 5-2 en partidos de la Euroliga. El entrenador, Jasmin Repesa, quien acaba de renunciar después de cinco derrotas en la Serie A y quien además es entrenador de la selección de Croacia, ha sido el típico entrenador exigente y duro del básquetbol europeo (no muy diferente a un Jerry Sloan, un Larry Brown o un Gregg Popovich, todos entrenadores exitosos).

Jennings promedia 18:04 minutos de juego, sobre ocho puntos, 1.4 rebotes, 1.3 asistencias y 0.7 robos por partido. Necesita mejorar sus lanzamientos (48.1 por ciento desde la línea de dos puntos y 26% desde la línea de tres).

Los equipos de la Euroliga usan tres y hasta cuatro bases armadores que van rotando. Roma tiene a Allan Ray y a Ibrahim Jaaber como titulares, Jennings es el primer reemplazo entre los escoltas y está en la misma altura que Jacopo Giachetti. Además, su mejor escolta, Sani Becirovic, también es capaz de jugar en la base. Los entrenadores de la Euroliga, como Repesa (o el entrenador interino de Roma, Nando Gentile, y asistente de Repesa) pueden elegir a sus escoltas dependiendo del oponente, o pueden abrir el juego con uno y terminar el juego con otro. Analizar los altibajos en los minutos de juego y contar las veces que fue titular (una hasta el momento) no tiene demasiado sentido. El hecho que esté jugando con el octavo promedio más alto en cuanto a minutos de juego en su equipo en la Euroliga habla por sí mismo.

Está jugando ante un nivel de competencia notablemente más alto que el de la NCAA -- hombres, no jóvenes. Incluso pensar que puedes comparar las estadísticas de la Euroliga con las de la NCAA es ridículo. Los francotiradores de FIBA son mezquinos al hacer asistencias, por ejemplo, y bastante buenos al producir pérdidas de balón. El jugador con mejor promedio de asistencias en la Euroliga esta temporada suma cinco por partido. De modo que los números de asistencias de Jennings probablemente están por debajo de lo que haría en la NBA.

Su eficiencia, una estadística de FIBA que tiene en cuenta las jugadas positivas y resta los errores, es la sexta mejor del equipo.

Finalmente, Jennings está asimilando mucho más que lo que aprendería en el programa de desarrollo de la NCAA. Puede que el proceso no sea lo más cómodo por momentos, pero reconocerá su crecimiento como jugador al final de esta temporada.

¿Se quedará con Roma? Su acuerdo por tres años le permite ir a la NBA al final de cada temporada, y todo parece indicar que entrará en el Draft de la NBA ahora que finalmente tiene 19 años.

Roma podría renegociar su contrato para intentar retenerlo, pero deberán competir con la escala de novatos de la NBA.

Brandon Jennings ha comenzado con una nueva dinámica. Ese ruido que escuchas de fondo es la competencia entre la Euroliga y la NBA, dos entidades que en otros aspectos cooperan entre si y hasta son socias (por ejemplo, NBA-TV tiene los derechos exclusivos para transmitir los partidos de la Euroliga en los Estados Unidos y hasta se asegura de que los partidos de la Euroliga salgan al aire los sábados por la tarde).

Según Vaccaro, son al menos seis los equipos de la Euroliga que enviaron a sus scouts en busca de talento en los colegios secundarios de los Estados Unidos, precisamente lo que la NBA evita hacer. Hay cerca de una docena de jugadores de 15 años y sus familias que están evaluando la posibilidad de que esos jóvenes jueguen en Europa, agregó Vaccaro. Estos son jóvenes que no quieren asistir a la universidad sino que quieren dedicarse de lleno al básquetbol.

Hemos tendido a muchos jugadores jóvenes e inmaduros -- casi todos los jugadores del colegio secundario que pasaron directamente a la NBA han fracasado (Algo que dio origen a la limitación de la edad de entrada en la liga con un mínimo exigible), y muchos jugadores jóvenes de Europa que dejaron sus equipos para esperar en la banca de un equipo de la NBA, terminaron regresando. De modo que no esperes que haya muchos jugadores del colegio segundario que se marchen a Europa para jugar cada año.

"No son muchos los que pueden seguir los pasos de Brandon", comenta Vaccaro. "Necesito ver a un muchacho, que en términos de talento, no sólo sea capaz de jugar en la NBA sino de ser una verdadera estrella en la misma. Debe tener el temperamento indicado para poder jugar en Europa, en donde el entrenador es sin dudas el jefe. El entrenador es una figura de autoridad a la que no se le discute, usa todo su plantel y la totalidad del mismo debe tener talento. Las prácticas, las exigencias físicas son mucho más rigurosas que en la NCAA. ¿Cuántos son los jóvenes que tienen las habilidades y la mentalidad para hacerlo? Uno, dos, quizás tres cada año, como mucho".

No es sólo la actitud del joven la que tiene que ser acorde, su entorno también debe ser el adecuado. "Muchos de estos muchachos tienen padres o entrenadores de su infancia que se convierten en sus mentores y son los que influyen en su toma de decisiones. A veces, estas personas creen que saben más que el entrenador del equipo europeo. Y eso es desastroso", dijo Vaccaro. "Parte de la fórmula del éxito de Brandon es que tiene una madre que lo acompaña y que a la vez es una figura de autoridad, pero no sabe nada de basquetbol y confía en los expertos. Necesitas que los responsables de los jugadores se preocupen por su bienestar pero que no se inmiscuyan en los aspectos profesionales. Si veo que es posible que intenten interferir, les aconsejo que no vayan a Europa", comentó Vaccaro.

"El básquetbol europeo tiene una base de fanáticos con más edad. La cultura de allí no se adapta a una estrella joven como lo hacen en los Estados Unidos. No pasan mucho tiempo con sus pares, de modo que tienen que ser capaces de adaptarse a todos los cambios", agregó Vaccaro.

Imagínate un prospecto del colegio secundario con una mentalidad poco madura (como LeBron James) con un contrato importante con un equipo europeo por una suma de dinero que haga que rechace la NBA no sólo durante un año, sino por varios ya que supera ampliamente lo que ganaría en los Estados Unidos.

El mejor jugador estadounidense de su generación estaría jugando para un equipo español, griego, ruso o italiano, bajo un contrato por cuatro años y con convenios con sponsors de sumas exorbitantes. Quizás Roma no esté entre los 15 equipos top de la Euroliga en cuanto a la nómina de sueldos. Sólo serán unos pocos jugadores, pero los equipos de la Euroliga aprovecharán la oportunidad de llevarse el mejor talento de los Estados Unidos en sus años de formación ya que la NBA tiene una regla por la cual no los puede incorporar.

"Uno de estos días, el próximo fenómeno del básquetbol no se quedará en la NBA debido a esta norma. Y me arriesgaría a decir que no solo irán a Europa, sino que lo harán por su propia voluntad", dijo Vaccaro.

Si, y cuando eso ocurra, la NBA se verá obligada a revisar esta regla. Pero para ese entonces, docenas de jóvenes talentos estadounidenses, como así también docenas de jugadores argentinos, por ejemplo, que habrán partido hacia Europa persiguiendo su afán de jugar, tendrán a Europa como su lugar -- no para formar parte de los equipos de la Euroliga que cuentan con un plantel de 12 jugadores, sino para desarrollarse bajo un sistema más riguroso y con más éxito que el de los Estados Unidos. Además de eso, tendrán la oportunidad de conocer el mundo.


Artículo de Carlos Morales y Álvaro Martín. ESPN.

3 comentarios:

Escribí hace un tiempo también un artículo sobre Jennings:

http://pirrimarzon.blogspot.com/2008/07/brandon-jennings-el-punto-de-inflexin.html

A ver qué te parece.

Saludos

19 de diciembre de 2008, 15:58 comment-delete

Muy interesante el artículo :) de todas formas lo que puse en el mío es un artículo de ESPN que encontré hoy de casualidad y lo puse por aquí, el día que tenga tiempo yo para marcarme un artículo tan extenso es porque algo malo me pasa, o en su defecto que me han pagado por escribir, jejeje.

19 de diciembre de 2008, 20:47 comment-delete

yo también seguí muy de cerca la llegada de Jennings, recibido como una estrella. Tras una gran pretemporada ha ido bajando su rendimiento, también coincidiendo con el bajón del equipo. Esperemos que vuelva a reencontrarse con el baloncesto. Si el equipo entra de nuevo en una buena dinámica su juego mejorará.

jr
19 de diciembre de 2008, 21:16 comment-delete